Posteado por: francarrizo | 17 agosto 2009

¿Qué es SAOS? Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

image La Apnea del Sueño, en su nombre más corto, se puede definir como una afección en la cual una persona tiene episodios de suspensión de la respiración durante el sueño.

Normalmente, los músculos de la parte superior de la garganta mantienen la vía respiratoria abierta y permiten que el aire fluya hacia los pulmones. Aunque estos músculos generalmente se relajan durante el sueño, la parte superior de la garganta permanece lo suficientemente abierta para permitir el paso del aire.

Sin embargo, algunas personas tienen un área en la garganta más estrecha y, durante el sueño, la relajación de los músculos hace que el pasaje se cierre por completo, lo cual impide que el aire ingrese a los pulmones. Por esta razón, se presentan ronquidos fuertes y respiración difícil. Durante el sueño profundo, la respiración se puede detener por un corto período de tiempo (a menudo más de 10 segundos). Esto se denomina apnea.

Un episodio de apnea va seguido de un intento súbito por respirar y un cambio a una etapa de sueño más ligero. El resultado es un sueño fragmentado y no sosegado, que conduce a un exceso de somnolencia diurna.

Los hombres mayores y obesos parecen tener un riesgo más alto, aunque casi el 40% de las personas con apnea obstructiva del sueño no son obesas. Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de padecer apnea obstructiva del sueño.

  • Ciertas formas de paladar y maxilar
  • Amígdalas y adenoides grandes en niños
  • Cuello de tamaño grande
  • Vía respiratoria estrecha
  • Obstrucción nasal
  • Aumento de peso reciente

Asimismo, el consumo de alcohol o de sedantes antes de dormir puede predisponerlo a uno a tener un episodio de apnea.

Síntomas

Es importante enfatizar que a menudo la persona que padece de apnea obstructiva del sueño frecuentemente no recuerda los episodios experimentados durante la noche. Los síntomas predominantes por lo general se asocian con somnolencia diurna excesiva, debido a la falta de sueño durante la noche. A menudo, algunos miembros de la familia, especialmente los cónyuges, son testigos de los períodos de ausencia de la respiración.

Una persona con apnea obstructiva del sueño generalmente ronca muy fuerte poco después de quedarse dormida. Este ronquido continúa a un ritmo regular durante un tiempo, tornándose a menudo más fuerte, pero luego es interrumpido por un largo período de silencio durante el cual no hay respiración. Esto va seguido por un fuerte resoplido y jadeo y el ronquido retorna. Este patrón se repite frecuentemente a lo largo de la noche.

Los síntomas que se pueden observar abarcan:

  • Somnolencia anormal durante el día, incluyendo quedarse dormido a horas no adecuadas
  • Despertarse cansado en la mañana
  • Depresión (posiblemente)
  • Episodios sin respiración (apnea)
  • Letargo
  • Ronquido fuerte
  • Dificultades de memoria
  • Dolores de cabeza matutinos
  • Cambios en la personalidad
  • Concentración deficiente
  • Sueño intranquilo

Los síntomas adicionales que se pueden asociar con esta enfermedad son:

  • Comportamiento hiperactivo, especialmente en los niños
  • Hinchazón de las piernas (si es grave).

Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico, el cual implica una revisión cuidadosa de la boca, el cuello y la garganta. Se harán preguntas acerca de la historia clínica. A menudo, se hace una encuesta con una serie de preguntas acerca de la somnolencia diurna, la calidad del sueño y los hábitos de sueño.

Se utiliza un estudio del sueño (polisomnografía) para confirmar la apnea obstructiva del sueño.

Otros exámenes que se pueden llevar a cabo abarcan:

  • Gasometría arterial
  • Electrocardiografía (ECG)
  • Ecocardiografía
  • Estudios de la función tiroidea

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es mantener las vías respiratorias abiertas de manera que la respiración no se detenga durante el sueño.

Lo siguiente puede aliviar los síntomas de apnea del sueño en algunos individuos:

  • Evitar el alcohol y los sedantes a la hora de dormir
  • Dispositivos dentales insertados dentro de la boca en la noche para mantener la mandíbula hacia adelante
  • Control del peso pérdida de peso

Si estas medidas no ayudan, el médico puede recomendar una terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés). Esta terapia es la primera línea de tratamiento para la apnea obstructiva del sueño. Para obtener información sobre este tratamiento, ver el artículo sobre CPAP.

La cirugía puede ser una opción en algunos casos y puede involucrar:

  • Uvulopalatofaringoplastia (UPPP, por sus siglas en inglés) para extirpar el exceso de tejido en la parte posterior de la garganta
  • Traqueotomía para crear una abertura en la tráquea con el fin de derivar la vía respiratoria bloqueada si hay causas anatómicas presentes (rara vez se hace)

La cirugía para extirpar las amígdalas y las adenoides puede curar la afección en los niños y no parece ayudar a la mayoría de los adultos.

Expectativas (pronóstico)

Cuando se trata adecuadamente, la apnea obstructiva del sueño se puede controlar. Sin embargo, muchos pacientes no pueden tolerar o se muestran renuentes a tolerar la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés).

Complicaciones

Durante los episodios de ausencia de la respiración, los niveles de oxígeno en la sangre caen. Los niveles persistentemente bajos de oxígeno (hipoxia) pueden causar muchos de los síntomas diurnos. Si la afección es lo suficientemente grave, se puede presentar hipertensión pulmonar, lo que lleva a insuficiencia cardíaca derecha o cor pulmonale.

Otras complicaciones abarcan:

  • Ritmo cardíaco anormal (arritmia)
  • Niveles excesivos de dióxido de carbono en la sangre
  • Cardiopatía
  • Hipertensión arterial
  • Privación del sueño
  • Accidente cerebro vascular

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si experimenta somnolencia diurna excesiva o si usted o su familia notan síntomas de apnea obstructiva del sueño.

En caso de padecer esta afección, consulte si los síntomas no mejoran con el tratamiento o si se presentan nuevos síntomas.

La disminución del estado de conciencia, la somnolencia extrema, las alucinaciones, los cambios en la personalidad y la confusión persistente pueden ser un signo de una situación de emergencia. Busque atención médica inmediata o llame al número local de emergencias, como el 911 (en los Estados Unidos).

Prevención

Los niños con adenoides y amígdalas muy grandes pueden desarrollar apnea del sueño y problemas conexos, y deben ser evaluados por parte de un médico para determinar si es necesario extirparlas.

Vía: Medline Plus

Documentación extra:

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: